QUIERES HACER EL FAVOR DE CALLARTE POR FAVOR

En esta ocasión, se hará un análisis de dos de los cuentos de Quieres hacer el favor de callarte, por favor del escritor Raymond Carver.

A este ensayo o escrito, lo he titulado La rutina del amor en pareja, en el básicamente se analizan los cuentos Vecinos y La mujer del estudiante.

La rutina del amor en pareja

En los relatos “Vecinos y La Mujer del Estudiante” de Raymond Carver tenemos a dos parejas que la rutina y el trabajo las ha llevado a una situación de desapego y falta de romanticismo en su relación.
La costumbre y la rutina pueden llevar a que las relaciones de pareja se conviertan en simplemente sobrevivir en una casa. El trabajo, la falta de tiempo y la costumbre de ver a una persona todos los días pueden conllevar a la monotonía en una relación de pareja.
Las dos mujeres de los relatos quieren volver a vivir el amor en pareja, ese amor de cuando eran novios, salir de viaje, poder pasar más tiempo juntos, hablar más, que las toquen y que las acaricien.
Los Miller comparten el deseo de viajar y pasar más tiempo en pareja, mientras que Mike y Nan, solo Nan tiene el deseo de recuperar el amor de pareja, tener sexo, que su esposo le haga masajes, hablar de los dos, viajar, etc. Para Mike ya es algo poco relevante porque está cansado, no se sabe si de Nan o de la vida que lleva.
Para los Miller el viaje de los Stone es el pretexto perfecto para recuperar el amor que se había perdido por el trabajo y la costumbre, mientras que para Mike y Nan, la oportunidad la ofrece Nan con su dolor del cuerpo, ella espera que Mike la toque, le haga masajes, que le hable esa noche, que tengan sexo.
La casa de los Stone representa la pasión, la seducción, el deseo, el amor de pareja, es por eso que tanto Bill y Arlene se van dejando arrastrar, van buscando pretextos para pasar más tiempo en esa casa hasta que finalmente se quedan encerrados.
El dolor de las piernas y los brazos es el intento de Nan por recuperar a Mike. Ella espera que él se quede despierto, haciéndole masajes, hablando con ella, quizás teniendo sexo. Aceptar hacerle masajes a Nan es recuperar ese el amor de pareja.

Deja un comentario