En Biblioteca Salvadora veremos la obra o novela El viejo y el mar del escritor Ernest Hemingway.

Veremos un análisis de los personajes principales, resumen completo del libro, un análisis de la obra y finalmente una reseña.

Personajes principales

Algo importante de esta novela o libro es que no se esfuerza por crear cientos de personajes principales y secundarios llenos de extensas historias. El viejo y el mar se centra en una sola historia, así que solo necesita de pocos personajes.

  • Santiago: el protagonista de la obra, se nos presenta como un viejo pescador flaco y desgarbado, con arrugas profundas y piel quemada por el sol. A pesar de su vejez, se nos muestra como un hombre fuerte y valiente aunque se siente solo y su única compañía es la de un muchacho al que enseñó el oficio de la pesca. Este sentimiento de soledad se acentúa cuando se encuentra mar adentro en su bote, pues alude constantemente a su añoranza del chico y, por ello, aunque piensa que lo pueden considerar loco, dialoga consigo mismo. Es un hombre austero y humilde, el cual está marcado por la mala suerte, puesto que lleva 84 días sin pescar ningún pez y sobrevive gracias a la ayuda del muchacho, que le proporciona comida y cebo para pescar. Sólo tiene dos pasatiempos: uno es el béisbol y por ello, siempre se preocupa de estar al tanto de los resultados de la liga (a través de periódicos viejos), los cuales comenta con Manolín. El otro son sus recuerdos de juventud, cuando viajó en un gran barco a África y vio los leones, o cuando era fuerte y ganó un duelo de pulso. También destaca el amor y el respeto de Santiago hacia la naturaleza, su admiración hacia las aves, los peces, las tortugas y el mar en general, a los que trata siempre de hermanos. A pesar de ser un viejo solitario y pobre, es querido y respetado por los demás pescadores y cuando lleva dos días sin volver de pescar todos se preocupan por él. Su necesidad de acabar esa mala racha sin pescar le hace pensar en varias ocasiones en el fracaso, obsesión constante a lo largo del relato.
  • Manolín: es el joven que ya desde pequeño acompaña a Santiago en sus jornadas de pesca para aprender el oficio. Sin embargo, después de cuarenta días sin que el viejo cogiese ningún pez, sus padres deciden que salga a faenar en otro bote más productivo. A pesar de ello, sigue visitando a Santiago todos los días y, como se siente preocupado por la situación casi precaria, por la que está pasando su amigo, le proporciona comida, toallas y agua para que se asee y acude a visitarlo para hablar sobre béisbol o aventuras que Santiago vivió en África durante su juventud. El muchacho también echa de menos faenar con Santiago y promete acompañarle alguna vez. Es él quien ayuda al viejo al principio del relato y quien lo vela al final; es la única persona que se preocupa por él.
  • El pez: puede ser considerado como un personaje más, pues es personificado, en cierto modo, por Santiago cuando habla con él. Todo comienza como una jornada normal en la rutina del viejo, salvo que lleva ochenta y cuatro días sin pescar un pez, y para él el número de la suerte es el ochenta y cinco, por lo que confía en que esa racha de mala suerte terminara ese día. En efecto, al cabo de unas horas nota que algo pica en el cebo; desde ese momento se desarrolla una lucha, lenta, reflexiva y pausada, que durados días hasta que puede matar al pez. A lo largo de ese tiempo, Santiago imagina cuáles pueden ser los movimientos del pez y habla con él, tratándolo siempre como hermano, hablando de su nobleza y dignidad, e incluso pidiéndole perdón por pescarlo y matarlo. Serán las acciones del pez, al arrastrar la barca de Santiago mar adentro y agotarlo, las que desencadenarán de alguna manera el desenlace: los tiburones, al olor de la sangre del pez, lo devorarán, pese a los intentos de Santiago de evitarlo.

Resumen del libro

Santiago es un viejo pescador de Gulf Stream. Le acompaña un joven muchacho, con quien el sentimiento de aprecio es mutuo, pero éste tuvo que dejarle por otros pescadores con más fortuna en sus pescas. Sin embargo, él le seguía ayudando.

Un día el viejo salio a la mar con el objetivo de terminar con su mala racha en la pesca. El muchacho le había conseguido cebo. Al cabo de unas horas de navegar, tras haber perdido de vista la costa, un pez picó el anzuelo. Era un pez enorme, dispuesto a luchar hasta la muerte, si era preciso. La barca navegó a capricho del pez mar adentro. Las fuerzas del viejo cada vez iban a menos y predecía que el pez le podía matar, pero tenía una fuerte determinación por conseguir sacarlo del agua, y no le importaba si tenía que dejar su vida en el intento. Tras una larga y dura batalla, el pez tuvo la peor suerte, y el viejo, rebosante de felicidad, ya que no creía que el pez fuese tan inmenso, lo amarro al costado de la barca, para poner rumbo a la costa.”Era tan grande, que era como amarrar un bote mucho mas grande al costado del suyo”. Todo su empeño habría sido inútil si no consiguiese llevar el pez a tierra firme. Sin embargo, y para su desilusión, apareció un tiburón. Cuando el escualo se acercó a comer el pez el viejo le asestó un mortal golpe en la cabeza con su arpón. Se había librado del tiburón, pero no tardarían en acercarse otros más siguiendo el rastro de la sangre desparramada del pez herido. El viejo logró batirlos, pero se habían comido medio pez. Por la noche se le acercaron más, que acabaron con él, dejando solo la cabeza, la espina y la cola, suficientes para dar testimonio de la hazaña.

Así, llego por fin a puerto. Era de noche y no había nadie para ayudarle a recoger. Cuando terminó se fue a su casa a dormir. A la mañana siguiente el muchacho, muy preocupado, fue a su casa para ver cómo estaba y le prometió que saldría a pescar con él.

Los demás pescadores reconocieron el mérito de Santiago, al ver los restos del pez, que era un tiburón.

Análisis de la obra

Las obras de Hemingway tratan del hombre y la naturaleza, la lucha y el heroísmo, la fuerza moral y la soledad, el desposeimiento y la grandeza del fracaso. El viejo y el mar es, quizá, la culminación de estos temas en la obra del narrador norteamericano; por ello podemos encontrar todos y cada uno de ellos en la obra que estudiamos, aunque el tema central es el de la derrota, que dota de mayor dignidad al ser humano, quien, a pesar de que presiente que va a fracasar, sigue luchando hasta el final.

Por otra parte, la pesca del pez simboliza para el viejo demostrar que aun es capaz de pescar, que aunque es viejo y no tiene las fuerzas de un joven, aun posee la astucia y experiencia de un viejo sabio.

Deja un comentario