El señor de las moscas - William Golding (Resumen, análisis y reseña)

Un resumen completo del famoso libro El señor de las moscas del escritor William Golding. Haremos un resumen completo, posteriormente un análisis detallado de la obra literaria junto con sus personajes principales.

Personajes principales

Este es un análisis detallada de cada uno de los personajes principales del libro El señor de las moscas ¿cuales son sus papeles? ¿que actitudes tienen?

  • Ralph: El protagonista de la historia, Ralph es uno de los niños mayores en la isla. Rápidamente se convierte en el líder del grupo. Golding describe a Ralph como alto para su edad y guapo. Él preside sobre los otros niños con una cualidad natural de autoridad. Aunque no tiene la inteligencia de Piggy, Ralph es tranquilo y racional, con buen juicio y una fuerte sensibilidad moral, aunque es susceptible a las mismas influencias instintivas que afectan a los otros niños, como demuestra con su contribución a la muerte de Simon. Sin embargo, Ralph sigue siendo el personaje más civilizado de toda la novela. A través de su compromiso con la justicia y la igualdad, Ralph representa la tradición política de la democracia liberal.
  • Piggy: Aunque rechoncho, torpe, y averso a la labor física porque sufre de asma, Piggy—quien detesta su apodo—es el intelectual en la isla. A pesar de ser un extranjero entre los otros chicos, Piggy es eventualmente aceptado por ellos, aunque de mala gana, cuando descubren que sus espejuelos se pueden usar para encender fuegos. Los talentos intelectuales de Piggy hacen que se gane el cariño particular de Ralph, quien llega admirarlo y respetarlo por su enfoque en asegurar su rescate de la isla. Piggy está dedicado a la idea de la civilización y constantemente regaña a los otros chicos por comportarse como salvajes. Sus encontronazos continuos con el grupo culminan cuando Roger mata a Piggy al dejar caer una piedra sobre él, un acto que señala el triunfo del instinto bruto sobre el orden civilizado. Intelectual, sensitivo, y meticuloso, Piggy representa la cultura dentro del sistema democrático personificado por Ralph. El apodo de Piggy simbólicamente lo conecta con los cerdos en la isla, los cuales rápidamente se convierten en los objetivos de la sed de sangre de Jack y sus cazadores—una asociación que presagia su asesinato.
  • Jack Merridew: El líder de un coro de niños, Jack ejemplifica el militarismo bordando en autoritarismo. Él es cruel y sádico, preocupado sólo por cazar y matar cerdos. Su sadismo se intensifica a través de la novela, y eventualmente él se vuelve cruel hacia los otros chicos. Jack pretende tener interés en las reglas establecidas en la isla, pero sólo si le permiten infligir castigos. Jack representa la anarquía. Su rechazo del orden impuesto por Ralph—y los resultados sangrientos de ello—indican el peligro inherente en un sistema anárquico basado solamente en el egoísmo.
  • Simón: El personaje más introspectivo de la novela, Simón tiene una afinidad profunda con la naturaleza y usualmente camina solo por la jungla. Mientras Piggy representa la faceta cultural y Ralph la política y moral de la civilización, Simón representa el lado espiritual de la naturaleza humana. Como Piggy, Simón es marginado: los demás niños piensan que es extraño y tal vez está loco. Simón es el que encuentra a la bestia. Cuando intenta decirle al grupo que sólo es un piloto muerto, los niños, pensando que él es la bestia, lo asesinan en un momento de pánico. Golding frecuentemente sugiere que Simón sirve como una figura de Cristo, cuya muerte es un tipo de martirio. Su nombre, que significa “aquel a quien Dios ha escuchado,” indica la profundidad de su espiritualidad y su centralidad en la alegoría judeo-cristiana de la novela.
  • Sam y Eric: Los gemelos son los únicos chicos que se quedan con Ralph y Piggy a cuidar el fuego luego de que los demás abandonan a Ralph y se unen a la tribu de Jack. Los chicos consideran a estos dos niños como un solo individual, y Golding contribuye a esta percepción al combinar sus nombres individuales en uno: “Samneric”. Aquí encontramos sugerencias sobre el individualismo y la singularidad humana.
  • Roger:
  • Uno de los cazadores y el guardia de la fortaleza El Peñón del Castillo, Roger es igual de cruel que Jack. Aún antes de que los cazadores se conviertan en salvajes, Roger es grosero y maleducado, destruyendo los castillos de arena y tirándole arena a los demás. Antes de que los demás niños pierdan toda idea de la civilización, Roger mata a Piggy.
  • Maurice:
  • Durante el canto de “Mata el cerdo” de los cazadores, Maurice, quien es uno de los cazadores, pretende ser un cerdo mientras los demás pretenden matarlo. Cuando los cazadores matan a un cerdo, Jack restriega su sangre en la cara de Maurice. Maurice representa a las masas tontas.
  • Percival:
  • Percival, uno de los niños más pequeños en la isla, usualmente trata de consolarse repitiendo su nombre y su dirección como un recuerdo de su vida hogareña. Él se torna cada vez más histérico a través de la novela, requiriendo el consuelo de los niños mayores. Percival representa los aspectos domésticos o familiares de la civilización; su inhabilidad de recordar su nombre y su dirección al ser rescatado indica la erosión del impulso doméstico cuando se destruye el orden democrático. Cabe notar también que en la tradición literaria, Percival es uno de los Caballeros de la Mesa Redonda que va en busca del Santo Grial.
  • La Bestia:
  • Un piloto muerto que Simón encuentra en el bosque. Los otros niños lo confunden con un augurio sobrenatural, “La Bestia.” Ellos intentan aplacar su espíritu con el Señor de las Moscas.
  • El Señor de las Moscas:
  • La cabeza de cerdo que Jack atraviesa con un palo como ofrenda para “La Bestia.” Los niños llaman a la ofrenda “El Señor de las Moscas,” lo cual en la mitología judeo-cristiana se refiere a Belcebú, una encarnación de Satanás. En la novela, el Señor de las Moscas funciona totémicamente: representa el salvajismo y la amoralidad de la tribu de Jack.
  • Oficial de la Marina: El oficial de la Marina aparece en la escena final de la novela, cuando Ralph lo encuentra en la playa. Él le dice a Ralph que su barco decidió inspeccionar la isla al ver mucho humo (el resultado del fuego forestal que Jack y su tribu encendieron intentando que Ralph tuviera que salir de su escondite). Su ingenuidad sobre el conflicto violento de los niños—él cree que solo están jugando—subraya la tragedia de la situación en la isla. Su estatus como soldado le recuerda al lector que el comportamiento de los niños es sólo una forma más primitiva de los conflictos agresivos y frecuentemente fatales que caracterizan a la civilización adulta.

Resumen completo del libro

Tenemos dos versiones resumidas de esta obra o libro. En primer lugar tenemos un resumen completo de todo el libro, y luego te dejaremos un resumen por capítulos.

Resumen completo

Los infantes llegan a la isla debido a un trágico accidente aéreo que deja solo como sobrevivientes a los niños que viajaban en el avión.

En un comienzo, la idea de vivir en la isla solos era muy emocionante para todos e imaginaban que todo sería una magnifica experiencia, pero al poco tiempo surge entre los niños todo tipo de disputas entre ellos por ser el jefe y tener la caracola.

Ralph, Percival, Piggy, Johnny, los mellizos Sam y Eric, Jack Merridew, Maurice, Bill, Robert, Harold, Henry, Simon, Roger, Phil, Willfred y el niño de la mancha en la cara son los protagonistas.

El mayor de ellos no superaba los catorce años así que a lo largo de la novela los muchachos deben encontrar la manera de sobrevivir sin adultos. Los dos primeros personajes que se presentan en el libro son Ralph y Piggy.

Ralph era un muchacho atlético y su padre era Teniente de Navío en la Marina, mientras que Piggy era un niño asmático, gordito, con lentes para la miopía, y vivía con su tía porque era huérfano.

Cuando ambos se encontraron camino a la playa en busca de más sobrevivientes, Piggy trato de hacer amistad con Ralph, pero este se mostró indiferente y por el contrario empezó a llamar a al muchacho por su antiguo apodo que era Piggy y significaba cerdito.

Piggy se mostró indignado y pidió a Ralph guardar el secreto y no llamarlo así en frente de los otros. Una vez en la laguna cercana a la playa, Ralph encontró una caracola blanca y rosada, y Piggy le recomendó utilizarla para que los demás muchachos comenzaran a venir al oírla.

A continuación llegaron el resto de muchachos y Jack Merridew, el director de un coro, al que acompañaban los integrantes del mismo: Maurice, Bill, Robert, Harold, Henry, Simon, Roger.

Desde ese momento su punto de encuentro, para organizar la vida en la isla, era una gran piedra a la que llamaron plataforma, el sonido de la caracola convocaba a los niños a acudir a la plataforma cada que se llamase a asamblea y solo podía hablar el que tuviese la caracola en sus manos, simulando las clases en la escuela.

En la primera asamblea, Piggy consideraba que era importante conocer el nombre de todos y empezó a recitarlos en voz alta, ese momento, Jack le dijo: ¡Hablas demasiado, cállate Fatty! Que significa gordito, pero Ralph salio a su defensa, argumentando que no se llamaba Fatty sino Piggy, y todos rieron de Piggy.

Piggy se sintió profundamente decepcionado y enojado porque su primer amigo en la isla había revelado su secreto y mostraba poca lealtad. Los muchachos deciden designar un jefe por votación, Ralph es el elegido e impone unas normas básicas de convivencia basadas en costumbres civilizadas que ya conocía y dice:

¡Somos ingleses, y los ingleses somos siempre los mejores en todo!, pero al notar la rabia de Jack ante esta decisión, decide nombrarlo jefe de los cazadores. Inmediatamente surgió la duda de si realmente estaban en una isla, así que Jack, Ralph y Simon decidieron ir a explorar, Piggy los siguió por un momento pero luego desistió.

Jack y Ralph llegaron a entablar una buena amistad durante la excursión y descubren a un jabalí atrancado entre la maleza que logró huir cuando Jack se acercó a cazarlo con su navaja. Jack se sintió muy humillado ante esto y se propuso firmemente matar al jabalí pase lo que pase mientras habitasen en la isla.

A su regreso a la plataforma, Ralph propone hacer una hoguera en lo alto de la isla para que si pasara algún barco les pudiera rescatar.

Todos se ven muy motivados por la idea de hacer la hoguera y suben a lo alto de la isla para ayudar, sin embargo, Piggy tardo en subir a la cima debido a su estado físico y Jack lo descalifico para este tipo de trabajo, olvidando que con la ayuda de las gafas de Piggy lograron encender el hoguera. Lastimosamente, al encender la hoguera el fuego se extiende por parte de la isla, ya que los muchachos no se preocuparon de elegir un lugar idóneo para la misma.

Cuando finalmente logran escapar del fuego, Piggy se percata de que el niño de la mancha en la cara que los acompañaba había desaparecido para siempre, pero no menciona su duda al resto de la tribu hasta que los más pequeños empiezan a hablar de un monstruo y su existencia en la isla se vuelve triste y desesperante.

Los muchachos entienden la necesidad de hacer tres grupos para vivir en la isla, el primero encargado de la construcción de cabañas, el segundo de la caza del jabalí y el tercero mantendría la hoguera encendida en caso de que pasase un barco. Jack y el coro eran los cazadores, mientras que Ralph y el resto de muchachos construirían las cabañas.

A pesar, de que todos entendían la necesidad de construir los refugios, preferían divagar por la isla en busca de comida o simplemente jugar por ahí como lo hacían los más pequeños del grupo.

Cierto día, mientras Ralph trabajaba en los refugios, la silueta de un barco se divisó a lo lejos y al descubrir esto, Ralph espero ver el humo de la hoguera que se encontraba vigilada por los cazadores, pero la hoguera se había apagado al igual que sus esperanzas de ser rescatados.

Así que, Ralph llamo la atención a todos severamente por lo sucedido con la hoguera y porque solo Simon y el trabajaban en la construcción de las cabañas.

En este punto la amistad de Ralph y Jack empieza a desvanecerse y por el contrario inicia una gran rivalidad entre ambos líderes, que lleva a la separación de la tribu en dos grupos, uno el que componían los mellizos, Ralph, Simon y Piggy y el otro estaba integrado por Jack y sus cazadores. Jack y los suyos comienzan a volverse bárbaros, formando una tribu y pintándose la cara y el cuerpo, comportándose como auténticos salvajes.

Al parecer, la idea de estar bajo una máscara permitía a los niños perder la compostura y actuar sin medir la consecuencia de sus actos.

En asambleas posteriores, los más pequeños hablaban de un monstruo y ese temor se difunde en los más grandes, de manera que, los cazadores deciden ir en busca de la bestia y si hay alguna cazarla.

Sin embargo, una noche en el lado más oscuro de la isla, hubo una batalla en el cielo entre los aviones de los rojos y los aliados que dejo caer un hombre muerto en paracaídas, pero cuando soplaba el aire se le levantaba la cabeza y parecía que estaba vivo; cuando los cazadores investigaron en el único sitio que habían dejado sin explorar en la cima de la isla, encontraron este monstruo irreal.

Al lograr cazar un jabalí, la tribu de Jack decide dejar la cabeza del jabalí en una lanza como ofrenda al supuesto monstruo para que este los deje tranquilos.

Aquí, el nombre tan peculiar del libro cobra su significado, puesto que, al contemplar Simón el jabalí infestarse de moscas lo define como El Señor de la Moscas y llega a sentir que este le explica que él provoca el mal entre todos los niños y le amenaza que lo seguirá haciendo.

Esa misma noche cuando Simón descubrió el misterio del monstruo, que no era más que el paracaidista muerto, bajo a la tribu de Jack a comunicar su hallazgo, pero al desatarse una terrible tormenta durante la cena, Simon es asesinado por los niños que lo confunden con el monstruo.

Ralph y Piggy presenciaron el evento ya que acudieron a la reunión porque Jack había ofrecido esa cena para incluirlos en su tribu si lo aceptaban como su nuevo jefe. Sin embargo, al día siguiente Ralph se percató de la crueldad del acto cometido y entra en un profundo estado de frustración, mientras que Jack era cada vez más violento y salvaje.

De nuevo la tribu de Jack decidió salir a cazar, pero al verse privados del fuego para asar al cerdo, decidieron atacar por sorpresa a Ralph y los suyos para robar los lentes de Piggy. En la plataforma se desencadenó una gran pelea en la que más de uno salió herido pero a la final lograron su objetivo y Piggy quedo totalmente in discapacitado ante tan terribles circunstancias de sobre vivencia del más fuerte.

Ralph los mellizos y Piggy junto con la caracola decidieron subir a la cima de la montaña donde los salvajes tenían su campamento para recuperar las gafas de Piggy. Los muchachos subieron con las expectativa de hablar civilizadamente con Jack, pero cuando llegaron los recibieron con sus lanzas.

Jack y Ralph pelearon a muerte cuando Ralph llamo a Jack ¡ladrón!, pero la única víctima de esta pelea fue Piggy ya que Roger, un cazador que se había convertido en la mano derecha de Jack y era igual de malvado, lanzó mediante una palanca una gran piedra a Piggy la cual le produjo una muerte instantánea y la destrucción de la caracola en miles de pedazos.

Ahora sólo quedaban unidos los mellizos y Ralph porque los demás estaban con Jack, pero no por mucho tiempo, debido a que Jack y sus cazadores obligaron a los mellizos a unirse a su tribu.

Sólo quedaba Ralph, y Jack decidió empezar una cacería humana contra él como si fuera un simple animal. Ralph se escondió pero los salvajes descubrieron su escondite y empezaron a incendiar gran parte de la isla para que este tuviera que salir de su refugio.

Ralph pasó el tiempo escondido en los arbustos oscuros pasando de unos a otros huyendo de los salvajes, hasta que cuando casi lo tenían acorralado apareció ante el la imagen de un oficial de marina que había visto la isla en llamas.

El oficial pregunto a Ralph si ¿hay adultos en la isla?, ¿cuantos niños eran?, ¿quién era el líder?, ¿si había muertos? y si ¿están jugando a las batallas? Ralph rompió en llanto por primera vez, mientras el resto de niños se acercaban lentamente con gran asombro, y el oficial prometió llevarlos con él a casa en el crucero que se acercaba a la isla.

Resumen por capítulos

  1. El toque de la caracola
    Ralph, un niño poco mayor de 12 años, se encuentra en una isla desierta junto con otro niño gordito, apodado Piggy. Ambos encuentran una caracola sobre la playa y Ralph la hace sonar para comprobar quiénes más sobrevivieron al accidente aéreo que sufrieron debido a la guerra. Al poco tiempo comenzaron a reunirse varios niños entre seis y catorce años, entre ellos, unos mellizos: Sam y Eric. Posteriormente llegó un grupo de niños vestidos con capas y boinas negras, quienes pertenecían al coro de la escuela; entre ellos, Jack Merridew quien era el líder de dicho grupo; Simon, Bill, Robert, Harold, Henry y Roger también eran parte del coro.
    La treintena de niños descubren que son los únicos sobrevivientes del accidente y deben nombrar a un líder para poner orden, como en la escuela. En un principio, Jack se auto nombra líder del grupo, sin embargo, Henry, el más callado del coro, sugiere que haya una votación para elegirlo, de la cual sale triunfante Ralph, tanto por su físico como por haber sido el que reunió a todos los niños con la caracola.
    Simon, Jack y Ralph deciden explorar el área para saber si están en una isla, asimismo, Jack es nombrado líder de los cazadores. En medio de la selva, atravesando campos de flores y escalando la montaña, descubren que están en una isla desierta, sin ningún adulto cerca que los pueda auxiliar.
  2. Fuego en la montaña
    De vuelta con el grupo, Ralph informa que la isla está desierta, que habrá reglas como en el colegio para controlarse y que su padre, quien es marino, vendrá a rescatarlos tarde o temprano. La caracola servirá para que cada cual hable en el turno que le corresponde. Un niño de tan sólo seis años, con una cicatriz de nacimiento en la cara la cual lo distingue de los demás, trató de decir algo, pero la crueldad de los niños es evidente y todo aquel que es distinto a los demás, es marginado por el grupo. Lo mismo pasó con Piggy, quien intercede por el pequeño para que lo dejen hablar, pues quiere informar que ha visto una enorme fiera con forma de serpiente. Jack aclara que de ser así, los cazadores la matarán, al igual que a los jabalís de la isla. Ralph ordena hacer una fogata en la montaña para ser vistos en caso de que un barco esté cerca. Precipitadamente, todos corrieron hacia la montaña para conseguir madera y hojas secas; a Piggy lo acorralaron para quitarle sus gafas y poder encender la hoguera. Al poco tiempo el fuego proveniente de la fogata se había esparcido por el bosque cercano a la montaña. Piggy tomó la caracola y comenzó a recriminar dichos actos, pues ahora quemaban la comida, no sabían cuántos niños había en total, lo primero que debían haber hecho es construir refugios, pero para ese entonces el niño de la cicatriz había desaparecido.
  3. Cabañas en la playa
    Ralph y Simon trataban de construir refugios, sin embargo, les resultaba difícil terminarlos porque la mayoría de los niños se habían ido a jugar, a cazar, a nadar o a comer. La discordia entre Ralph y Jack se hace cada vez más fuerte porque Ralph siente que nadie le ayuda excepto Simon, mientras que Jack y su grupo están obsesionados por cazar un jabalí; no obstante ambos concuerdan en que todos tienen miedo, pues los pequeños tienen pesadillas y esto se lo atribuyen a la serpiente de la que hablaba el pequeño con la cicatriz, como si una bestia estuviera al acecho.
  4. Rostros pintados y melenas largas
    Existía una clara división de edades entre los niños, unos eran los grandes (Jack, los cazadores, los mellizos, Ralph, Piggy y Simon) y los más pequeños que denominaron los «peques». Estos últimos pasaban el día jugando, comiendo y durmiendo. Esa tarde, Ralph alcanzó a ver un barco a lo lejos, rápidamente, junto con Simon, fue a la montaña, pero la fogata estaba apagada. Poco después, Jack regresó junto con un grupo del coro y los mellizos, con un jabalí que acababan de cazar. Ralph le recriminó a Jack que dejara la fogata sola, pues su única oportunidad de ser rescatados se había perdido en el horizonte. Piggy también se molestó con Jack, ya que por culpa de sus obsesiones carniceras, el barco no pudo ver la fogata prendida. Jack, molesto ante semejante impertinencia del niño gordito, lo golpeó en la panza, provocando la ruptura de uno de los lentes de sus gafas. Pasada la cólera entre Ralph y Jack, todos se dispusieron a hacer una nueva fogata para comer el jabalí.
  5. El monstruo del mar
    Ralph, después de meditar todos los problemas que enfrentaban, convocó a una asamblea para solicitar orden en varios aspectos: el lugar para ir al baño eran las piedras junto al mar, no en cualquier sitio junto a la comida; la construcción de los refugios era imperativa y la hoguera debía estar siempre encendida. Otro tema importante que discutieron fue la supuesta presencia de una bestia, de la cual, Percival, uno de los peques, afirmó haber visto en el mar. Simon pidió la palabra para decir que probablemente esa fiera eran ellos mismos. Piggy tomó la caracola para decir que los fantasmas no existen, pero la evidente hostilidad que Jack siente por él, provocó una nueva pelea entre los dos, la cual concluyó en un enfrentamiento y lucha de poder entre Jack y Ralph, quien defendió a Piggy. Como era costumbre, todos se marcharon de la asamblea sin haberla concluido. Ralph, cansado de la indisciplina, consideró renunciar al puesto de jefe del grupo, sin embargo, Piggy le ruega que no lo haga, de lo contrario, Jack abusaría de su autoridad y los lastimaría porque los odia; Simon también pide que no renuncie, pues de ser así, sólo estarían preocupados por cazar y ser salvajes y no por sobrevivir y ser rescatados.
  6. El monstruo del aire
    Mientras todos dormían, en el cielo se podía observar la explosión de un avión en el aire y cómo descendía, hacia la isla, una persona en paracaídas.
    En la montaña, Eric y SAM estaban de guardia para cuidar la hoguera; ambos comentaban acerca del enojo de Ralph y lo comparaban con un maestro del colegio, cuando de pronto vieron varias chispas y ambos, por el miedo que les provocó semejante visión, huyeron del lugar y avisaron que habían visto a la fiera en la montaña. Ralph despertó al grupo, convocó una asamblea y tomó la determinación de que los grandes fueran a explorar la parte de la isla que restaba, pues la fiera podría estar allí oculta; entre tanto, Piggy permanecería en el refugio cuidando a los peques.
    Ralph, Simon, Jack y Maurice llegaron a las rocas rosadas al otro extremo de la isla, allí Ralph, como buen jefe valiente, tomó la determinación de bajar al acantilado; Jack le acompañó en la expedición, pero no encontraron más que una cueva que podría servir de fortaleza. Sin embargo, para los ojos de Ralph estaba demasiado sucia y descuidada para ser un refugio. Ralph decidió que debían ir a la montaña tanto para averiguar si la fiera seguía allí como para hacer humo y mantener la hoguera encendida.
  7. Sombras y árboles altos
    Rumbo a la montaña, Jack propuso ir de cacería. Ralph consiguió herir un jabalí, no obstante éste alcanzó a huir. Robert comenzó a gruñir como si él fuera el jabalí y todos, siguiéndole el juego, se le abalanzaron encima como cazadores, lo cual les provocó un gozo particular por lastimarlo. El sol estaba a punto de ponerse y todavía faltaba ir a la montaña, sin embargo, Ralph estaba preocupado por regresar para avisarle a Piggy y cuidar a los peques. Ante esto, Jack lo retó y le dijo que era un cobarde. Finalmente Roger, Ralph y Jack subieron a la montaña y pudieron observar, entre las sombras y la oscuridad, que algo se inflaba.
  8. Ofrenda a las tinieblas
    Ralph comentó con Piggy lo que habían visto, Jack afirmaba que él y sus cazadores podrían subir a la montaña y eliminar a la fiera, sin embargo, Ralph le recuerda que sólo son un grupo de niños armando con palos, lo cual ofende a Jack. Entonces, Jack tomó la caracola y convocó una asamblea, acusando a Ralph de cobarde y mal líder. Asimismo se postuló como nuevo jefe, no obstante, nadie le hizo caso y Jack optó por abandonar el grupo e invitar a aquellos que quisieran unírsele para formar otra tribu.
    Ralph y Piggy decidieron hacer una hoguera allí mismo, pero tenían un inconveniente para mantenerla prendida, los grandes (Maurice, Bill, Roger y Robert) habían abandonado al grupo también.
    Jack y los que se unieron a él cazaron un jabalí hembra, a la cual le cortaron la cabeza para dejarla como ofrenda ante la fiera de la isla. Entre tanto, Simon vio la cabeza del jabalí y la denominó el «Señor de las Moscas» debido a la gran cantidad de moscas que volaban sobre de ésta. Simon alucinaba que la cabeza le hablaba y le reprendía como un director de escuela, afirmándole que todo terminaría mal.
    Por la noche, Jack, Maurice y Roger robaron fuego de la hoguera de Ralph e invitaron al grupo a un festín para comer el jabalí.
  9. Una muerte se anuncia
    Una tormenta se avecinaba. Simon se levantó después del desmayo que sufrió frente a la cabeza y fue a la montaña; allí descubrió que la supuesta fiera era el cuerpo de un hombre en descomposición, así que decide ir a avisarle a los demás.
    Entre tanto, todos, excepto Piggy y Ralph, estaban en el festín, pero ellos también terminan uniéndose al grupo para comer. Jack vuelve a invitar a todos a su tribu, sin embargo, Ralph argumenta que él es el líder y lo más importante ahora es mantener la hoguera encendida para ser rescatados.
    Jack alienta al grupo para iniciar un ritual de cazadores; incluso los más pequeños realizaron su círculo de danza mientras que todos cantaban: «¡Mata a la fiera! ¡Córtale el cuello! ¡Derrama su sangre!». En ese momento, Simon llegó a tropezones anunciando la muerte de un hombre en la colina, pero nadie se percata de ello y en medio de la euforia, la oscuridad y la confusión, se le abalanzaron encima y lo atacaron brutalmente, mientras continuaban con sus cantos y sus danzas. La lluvia esperada se soltó a cántaros y todos corrieron a buscar un refugio. El cuerpo del paracaidista nuevamente voló y cayó sobre el mar. A la mañana siguiente, el cuerpo de Simon yacía muerto sobre la playa.
  10. La caracola y las gafas
    Piggy y Ralph, al comprender el acto homicida del cual formaron parte la noche anterior, acordaron actuar como si ellos no hubieran estado dentro del círculo, pues creen que lo ocurrido se debe a la confusión y a un penoso accidente. Sam y Eric tampoco hablaban al respecto, sin embargo, estaban conscientes de los hechos y de su participación en éstos. Entre los cuatro decidieron mantener la hoguera encendida únicamente de noche, debido a la dificultad que representaba conservarla prendida entre tan pocos.
    Durante la noche, Jack y su tribu atacaron al grupo de Ralph para robar las gafas de Piggy y así poder utilizarlas para obtener fuego.
  11. El Peñón del Castillo
    Ralph convocó una asamblea para planear la recuperación de las gafas de Piggy. Entre todos acordaron llevar la caracola consigo y hablar con la razón, pues no eran salvajes, eran un grupo de niños ingleses. Al llegar al peñón del castillo se toparon con la tribu de Jack, quienes tenían las caras pintadas como salvajes e impedían el paso de los visitantes. Ralph intentó hablarles con razón y argumentos viables para ser rescatados, sin embargo, Jack se le enfrentó y ambos iniciaron una pelea. Piggy, quien trataba de imponer la razón, la ley y las reglas para la salvación, fue derrumbado por una piedra enorme que Roger soltó con una palanca y cayó por el acantilado hasta el mar; los mellizos Sam y Eric fueron atados y tomados como prisioneros y Ralph, herido y derrotado, al ver de lo que eran capaces de hacer estos salvajes, huyó.
  12. El grito de los cazadores
    Ralph comprende que las cosas se han complicado mucho y que se encuentra en una encrucijada, pues ahora está solo y desconfía de las nuevas actitudes salvajes que han tomado los otros niños. Silenciosamente y a escondidas, regresa al peñón y observa que están comiendo un jabalí. Sam y Eric, torturados por Roger y Jack, terminan por unirse a la tribu, sin embargo, al ver a Ralph le informan que debe esconderse y marcharse pronto, ya que al día siguiente tenían planeado cazarlo.
    Ralph se oculta cerca del peñón para dormir un poco. A la mañana siguiente, comenzó la persecución de la tribu, con las caras pintadas y armados con lanzas. Ralph se percató que debía huir por su vida, asimismo, descubrió que estaban incendiando la isla conforme se acercaban a él y éste tomó la lanza que estaba en el cráneo del jabalí para defenderse. Una vez acorralado y sobre la playa, observó que unas personas habían llegado a la isla. Un marinero dijo que habían visto el fuego y por ello llegaron allí, asimismo preguntó cuántos eran y si había muerto alguien. Ralph, tímidamente, respondió que no sabía cuántos eran en total y que tres personas habían muerto. Finalmente todos se fueron de regreso a casa en el barco.

Resumen completo en vídeo

Análisis literario de la obra

El Señor de las moscas es una brillante hipótesis que explora los límites y niveles que constituyen la conducta humana y hasta dónde éstos se pueden alternar unos con otros cuando se está en una situación extrema. Dichos límites se pueden asociar con tres personajes: Piggy (la razón, la ciencia, la cordura), Jack (los instintos animales) y Simon (lo místico, el alma). Ralph es una especie de mediador, un ser humano común que mantiene un equilibrio entre estos tres niveles, sin embargo, potencialmente alterable en escenario distinto al habitual.

Esta novela también representa una parodia a todas aquellas novelas de aventuras en las que después de un naufragio, los sobrevivientes llegan a una isla desierta y logran formar una comunidad que les permite sobrevivir y aprovechar todo lo que la naturaleza les da para cubrir sus necesidades. Dentro de estas novelas se encuentran «Dos años de vacaciones» de Julio Verne y «Robinson Crusoe» de Daniel Defoe.

Deja un comentario